fish silver

lunes, 26 de septiembre de 2016

Vivo entre dos mundos


Vivo entre dos mundos


Vivo entre dos mundos, o mejor entre dos universos muy diferentes.
En un Universo, soy todo lo que puedo desear...Todo es armonía, paz,  gratitud, desenfado, placer y disfrute plenos.
En éste Universo  descubrí  que,  el otro Universo también  existía, y que yo también existía paralelamente.
La paradoja es  que aún sigo en éste Universo conocido y que todos mis hermanos, viven como pueden y no como desearían vivir; cada uno por su lado pero no en paz, sino más bien obligados por las responsabilidades, los compromisos, los  prejuicios y las urgencias por las subsistencias; aquí muy pocos han logrado encontrarse en su verdadero ser y menos aún han logrado la serena paz de la existencia.
El inconveniente que encuentro es, que sigo siendo en éste universo y a la vez percibo el otro, donde moro también, nadie o muy pocos comprenderá la situación de coexistir, pero es para mí una disyuntiva de la que no hallo el equilibro en ésta vida.
Tuve un honor grande, hace varias décadas recibí un mensaje para éste mundo que habitamos, desde entonces he sufrido cada  dolor ajeno como propio, he percibido el dolor y la injusticia, no me considero una víctima, porque  por algo me han elegido, pero sí creo que es muy difícil sobre llevarlo, cuando sabes las respuestas a casi todos los “Problemas humanos”.
Que todo está en nosotros y que se trata solo de un cambio de actitud y de fe.
He intentado casi todo para llevar este mensaje a las personas, a la gente, no importa nacionalidad, sus creencias ni su status social, ni su color de piel ni su edad;
Aún lo sigo intentando, pero el tiempo ha pasado muy rápido  y cada vez es más difícil encontrar nuevas puertas  donde tocar para que las palabras lleguen a todos, cada noche miro al cielo y pido por nosotros, cada noche miro al cielo y “ellos” Nuestros hermanos están siempre ahí trabajando para nosotros, equilibrando el balance terrestre,  observando nuestra evolución
No soy feliz, no lo soy, pero mi infelicidad va más allá de las culpas.
¿De qué sirve culpar? ¿De qué sirve tener la razón? ¿De qué sirve saber la verdad?
Si eso no te da lo único importante que es, ver tu mundo en pleno construyendo y reconstruyéndose, limpiando, curándonos, abrazándonos y cuidándonos, protegiendo a los inocentes, a los desamparados, los descartados de un sistema perverso y cruel; colaborando unidos en un bien común; con una sola misión.
Amar y dar lo mejor de cada uno al mundo que nos rodea; éste maravilloso paraíso que una vez creado nos fue entregada una pequeña parte de vida terrestre para experimentar y ser felices, ésta es la única razón de la existencia: Experimentarla y ser felices y luego más felices aún y así eternamente.
Cuando llegue mi momento de partir  sabré  porque; o quizás no importe, porque la respuesta viene incluida en la pregunta existencial  ¿Por qué yo no?
Vine a éste mundo con la película empezada y me iré antes de ver un final...
¿Qué final quieres realmente para  ésta vida? ¿Si no nos gusta cómo va?
Cambiémosla ya mismo; tú,  has  tu papel entregando lo mejor, yo hago  el mío.

26 Setiembre 2016  JP.