fish silver

domingo, 2 de julio de 2017

La fe


La fe

Para entender decidí esforzarme en todo; para quitarme dudas sobre mi propia existencia busque por todos los medios posibles las respuestas...
sin embargo no las encontré hasta que dejé de preguntarme y plantearme tanto y tantas veces por qué  y solo me centré en lo que realmente siento internamente.
Lo imposible no existe;  los porqués existen para descubrir al fin que nada es imposible, que todo lo que hay es porque tú crees y creas cosas que nadie ve excepto a través de la fe.
La fe no deshecha, no discrimina, no flagela, no castiga, no destruye, eres tú mismo el que la haces crecer o la apagas para siempre, muriendo con ella todas las cosas más maravillosas e increíbles jamás imaginadas alguna vez.
Es por eso que uno puede alcanzar horizontes nuevos y vírgenes de huellas, descubrir que es tanto más lo que existe que lo que se ve o se imagina.
Independientemente de que lo creas o no, lo mágico existe a pesar de uno mismo, a pesar de los sabios y los científicos más encumbrados, porque ellos necesitan tocar, palpar confirmar con pruebas físicas todo lo nuevo; me recuerda a lo que hizo Tomás (Discípulo de Jesús) Para creer que realmente era él resucitado. Meter su dedo en los agujeros de las manos de Jesús donde antes hubo clavos.
Alguien me dijo una vez (La electricidad no se explica, se usa) Sabemos hoy que  La natural generalmente no la podemos aprovechar, por ejemplo un relámpago, o la generada por el cabello. 

La electricidad artificial es la generada en las centrales hidroeléctricas, termoeléctricas, nucleoeléctricas, de ciclo combinado, eólicas, etc. En estas se genera electricidad usando un combustible, fuerza o presión, y es la que usamos en nuestra vida cotidiana.
Sin embargo porque ocurre su magia es un misterio, al igual de porque una célula  comienza a dividirse sobre si misma hasta convertirse en un organismo completo.
Pero ¿qué es lo más importante? descubrir cómo funciona intrínsecamente o aprovechar sus beneficios. Así la magia de la vida; puedes vivir miles de vidas, puedes descubrir cómo alargar vida o rejuvenecerla, pero si no aprendes a confiar en su proceso natural y disfrutarla a pleno, de poco servirá tener juventud o longevidad, reconocerse como un ser único especial o mágico y aprovechar la oportunidad de ser consciente de ello, eso  es impagable, maravilloso y divino.
Y algo fundamental…
Para qué nuestra vida tenga sentido? Dar y compartir lo mejor de cada uno.

2Julio 2017 JP.